Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

Las puertas del Mar

Fueron derribadas en 1913. Nadie entendió su importancia y su valor. La apertura de la ciudad al muelle ni siquiera les dio la oportunidad de ser conservadas. Estuvieron tiradas en la calle sirviendo de asiento para los obreros. A día de hoy se desconoce el paradero de las que fueron las puertas de entrada a Europa
Manolo Sánchez
1/06/2018
Cádiz

Antes que un hospital fue una puerta. La puerta de entrada a la ciudad de Cádiz por mar. Se conservaron las de tierra, pero del derribo de las murallas solo quedó el nombre de la puerta que recogió nuestro hospital.

Además, al igual que ahora las de tierra, eran dos puertas, no una. Formadas por una gran bóveda con portadas del mármol blanco por la parte exterior del muelle. Las presidía una inscripción latina: “Dominus custodiat entroitum: et exitum tuun. Psal. 120”. O lo que es lo mismo, que el Señor te guarde en la entrada, que la salida es cosa tuya.. una cita del libro de los Salmos.

Fue pensada y diseñada en 1718 por D. Vicente Acero, pero finalizada por Torcuato Cayón. Las puertas se cerraban a eso de las 10 de la noche para finalmente dejarse abiertas a partir de 1900. Vistas desde el interior no tenían un diseño especial.

Lo más importante es lo que vieron y escucharon. Por esas puertas no sólo entraron nuevas razas, especias o frutas… Esas puertas vieron en primera persona y por primera vez la transculturación sinérgica de dos continentes que intercambiaron pensamientos, ideas, sentimientos, músicas… Los primeros ritmos americanos entraban en Europa por esas puertas y sonaban arrinconados en las murallas mientras zarpaba para conquistar el nuevo mundo nuestro ceceo y nuestro seseo…

Fueron derribadas en 1913. Nadie entendió su importancia y su valor. La apertura de la ciudad al muelle ni siquiera les dio la oportunidad de ser conservadas. Estuvieron tiradas en la calle sirviendo de asiento para los obreros. A día de hoy se desconoce su paradero. El paradero de las que fueron las puertas de entrada a Europa.

publicidad