Hallan los fósiles más antiguos de mariposas y polillas

Investigadores que trabajan en Alemania han desenterrado la evidencia fósil más antigua conocida de insectos del orden 'Lepidoptera', un grupo que incluye mariposas y polillas. Los fósiles, en su mayoría escamas de las alas, proporcionan información importante sobre la historia evolutiva de los lepidópteros, que ha sido turbia hasta la fecha.

Para hacer sus descubrimientos, T.J.B. van Eldijk, de la Universidad de Utrecht, Países Bajos, y sus colegas analizaron cerca de 70 escamas de alas y fragmentos de escamas de un núcleo perforado en el norte de Alemania, que data del límite Triásico-Jurásico hace aproximadamente 200 millones de años.

Los científicos descubrieron una variedad de morfologías entre las escalas fosilizadas, que se pueden asignar a varios clados supervivientes. Quizás lo más notable es que algunas de estas escamas de alas fosilizadas muy antiguas muestran características de 'Glossata' vivientes, polillas con un sofisticado dispositivo de alimentación por succión conocido como probóscide.

Las polillas 'Glossata' se alimentan principalmente de angiospermas, plantas que producen flores. Sin embargo, debido a que los hallazgos de este grupo sugieren que 'Glossata' pudo haberse originado antes que las angiospermas, los lepidópteros probablemente dependieron primero de los gimnospermas, que no producen flores, para satisfacer sus necesidades nutricionales, dicen los autores, cambiando más tarde a las angiospermas como fuente primaria de alimento.

Este cambio en la preferencia de alimentación del huésped de las gimnospermas a las angiospermas desafía la noción de que el desarrollo de la trompa chupadora fue una respuesta adaptativa a la evolución de las flores angiospermas. Los autores también presentan la hipótesis de un motivo para la evolución de la probóscide chupadora que se encuentra en la mayoría de los lepidópteros, y reemplazan las piezas bucales de masticación de linajes anteriores.

La transición a la alimentación exclusiva de líquidos a través de la probóscide fue muy probablemente una respuesta evolutiva al calor y la aridez generalizada durante el Triásico Tardío, plantean estos expertos. Los autores creen que sus resultados, publicados en 'Science Advances', serán una base importante para futuros estudios sobre la evolución de la mariposa y la polilla.

publicidad